Review | Primal Carnage: Extinction

Para esta reseña se utilizó la versión de PlayStation 4. Primal Carnage: Extinction está disponible también para PC.

Los dinosaurios serán siempre fascinantes y si los agregamos a un videojuego puede que lo sean más, sin embargo, pocos han podido entregarnos juegos verdaderamente buenos en los que los extintos animales hagan acto de presencia. Recientemente tuve la oportunidad de jugar Primal Carnage: Extinction, juego desarrollado por Circle Five Studios y que funciona como secuela de Primal Carnage (2012); si bien el concepto con el que se concibe el juego es por demás fantástico, sus errores lo convierten en una experiencia bastante difícil de disfrutar. ¿Los motivos? conócelos a continuación.

Primal-Carnage-Extinction-5

Primal Carnage: Extinction carece de historia y se enfoca por completo al multijugador donde equipos de humanos se enfrentan a dinosaurios. Contamos con cuatro modos de juego, siendo dos de ellos competitivos, uno cooperativo y otro pasivo en el que los jugadores pueden recorrer los mapas tranquilamente y elegir las reglas según su gusto, incluso pueden ser deshabitadas las muertes. Veamos que es lo que cada modo ofrece:

  • Team Deatmatch: tal y como su nombre lo indica, aquí dos equipos asimétricos (4 vs 5) se enfrentan y gana el que logre acumular más puntos. Los jugadores pueden alternar en cualquier momento entre equipos, lo cual resulta negativo para el curso de la partida pues la mayoría de los jugadores optan por pertenecer al equipo que lleve la ventaja (siendo los dinosaurios la mayor parte del tiempo).
  • Get to the Chopper: este modo es muy parecido al clásico “King of the Hill”, pues el equipo de los humanos debe capturar una serie de zonas y sobrevivir al ataque de los dinosaurios hasta que el helicóptero llegue a su rescate.
  • Survival: aquí los jugadores conforman un equipo de humanos que debe enfrentarse a oleadas de dinosaurios, quienes con cada oleada representan una dificultad mayor y cada determinado tiempo aparece una criatura aún más poderosa y que funciona como jefe. Survival es quizá el modo más divertido con el que el juego cuenta.
  • Free Roam: en este modo se tiene un mayor grado de libertad pues los jugadores pueden modificar las reglas según su gusto y crear variantes a los modos de juego competitivos o simplemente explorar los mapas ya sea en utilizando a los dinosaurios o a los humanos.

Antes de iniciar los enfrentamientos los integrantes de cada equipo deben escoger una clase, existiendo así un total de 10 clases (5 por facción). Cada clase cuenta con sus propias armas y habilidades, así como con estadísticas que diferencian a uno de otro. Por el lado de los humanos tenemos Commando, Trapper, Pyromaniac, Pathfinder y Scientist; mientras que los dinosaurios cuentan con Predators, Tyrants, Flyers, Chargers y Spitters. Además de las diferencias obvias como los ataques, velocidad, tamaño, y demás que existen entre humanos y dinosaurios, mientras usemos a los humanos la vista será en primera persona y con los dinosaurios pasa a ser en tercera persona.

Si bien el concepto detrás de los modos de juego es bastante llamativo, existe un notable desequilibrio entre clases y facciones, dando a los dinosaurios la ventaja y siendo éstos los que concluyen victoriosos en la mayoría de las partidas.Otro problema con las partidas es que llegan a extenderse demasiado y llegan a ser bastante tediosas, sobre todo si tomamos en cuenta el desequilibrio que comenté anteriormente.

Como ya mencioné, el modo en el que debemos sobrevivir a oleadas es quizá el que mejor funciona y por ende, el que se vuelve más divertido. Incluso resulta interesante descubrir que clase de personaje funciona de mejor manera según el diseño del nivel, pues así como el Scientist es de mucha ayuda en escenarios abiertos, el Pyromaniac y el Commando resultan ser de mayor eficiencia en lugares cerrados.

Y porque no todo es malo: los tiempos de espera en el matchmaking son bastante cortos y en cuestión de segundos pude encontrar partidas para unirme fuera el modo que fuera.

primal-carnage-extinction-scr04

Gráficamente Primal Carnage: Extinction es bastante deficiente y luce como un juego de hace dos generaciones de consolas, y aunque entiendo que el apartado gráfico no es lo más importante, vale la pena hacer notar que existen problemas con texturas que tardan en cargar, caídas repentinas de framerate y en ocasiones, objetos que aparecen y desaparecen del escenario.

Auditivamente tampoco puedo decir que el juego sea una maravilla, pero al menos cumple con entregarnos de buena manera los rugidos de los dinosaurios y los disparos de las armas. El soundtrack es por demás olvidable y no aporta nada en ningún momento.

El control tanto de los humanos como de los dinosaurios cuenta con un esquema bastante intuitivo con el que rápidamente te acostumbras, sin embargo, el tiempo que tarda la acción en reflejarse en pantalla es demasiado alto y esto llega a ser frustrante, sobre todo si tomamos en cuenta que esto le puede costar la vida a nuestro personaje.

Conclusión

Primal Carnage: Extinction está cimentado sobre un buen concepto que de no haber sido por sus errores, se pudo haber explotado de mejor manera. Si bien su modo de supervivencia es entretenido, no es razón suficiente para recomendar el juego. Espero que algún día los errores con los que el juego cuenta queden resueltos y se convierta en la experiencia que debería ser.

primalcalif

Armando Salcedo

Estudiante de Ciencias de la comunicación. Los videojuegos son mi pasión.