League of Legends | Explora el Monte Targón

League of Legends | Explora el Monte Targón

Riot Games presentó la introducción a Monte Targón de League of Legends junto con la introducción de varios campeones como Panteón, Leona y Diana.

Como todo lugar mitológico, el Monte Targón es un faro para los soñadores, los locos y los aventureros. Los que logran sobrevivir a la ardua travesía hacia los pies de la titánica montaña encuentran un cielo que brilla con cuerpos celestiales; con el sol y las lunas, pero además con constelaciones, planetas, cometas ardientes que atraviesan la oscuridad y auspiciosas aglomeraciones de estrellas. Las personas que viven en la base de la montaña creen que estos son aspectos de seres estelares desaparecidos hace mucho tiempo, criaturas poderosas y ancestrales en una escala que supera la comprensión humana.

Montaña Targón

El Monte Targón es la cima más poderosa de Runaterra, una montaña imponente de roca calcinada por el sol en medio de una cordillera de cumbres de escala incomparable en el mundo. El Monte Targón, ubicado lejos de la civilización, es totalmente remoto y su cima es casi imposible de alcanzar excepto por el explorador más resuelto.

Muchas leyendas están ligadas al Monte Targón, desde cuentos que hablan de guerreros ardientes imbuidos con poderes increíbles que caen desde el cielo para combatir contra monstruos, hasta relatos fantásticos sobre los dioses y sus moradas celestiales desplomándose en la tierra para dar forma a la montaña. Algunas leyendas van aún más lejos y afirman que la propia montaña es un antiguo titán bajo el letargo del sueño.

Como todo lugar mitológico, el Monte Targón es un faro para los soñadores, los locos y los aventureros. Los que logran sobrevivir a la ardua travesía hacia los pies de la titánica montaña son bienvenidos como peregrinos por las diversas comunidades tribales establecidas en campamentos nómadas alrededor de su base.

Allí, los cansados viajeros conocen a las tribus, como los Rakkor, quienes han soportado durante milenios el clima hostil y las tierras implacables que rodean a la montaña. Estas personas están unidas por su creencia de que vivir a la sombra de estas ciclópeas estructuras de escala monumental es un verdadero llamado de poderes misteriosos. El origen y propósito de estas estructuras, de tener alguno, sigue siendo un misterio para los mortales que nunca sabrán lo que pensaban sus desaparecidos creadores. Muchos credos están arraigados a los alrededores de la montaña, pero todos contemplan a los Solari, una religión de adoración al sol cuyos dogmas dominan esas tierras. El principal templo de los Solari se encuentra situado en la ladera este de la montaña, al cual solo puede llegarse atravesando puentes de cuerda ondulantes sobre cañones abisales, trepando escaleras serpenteantes sobre roca suelta y cruzando estrechas salientes de escarpados precipicios tallados con símbolos ancestrales y enormes efigies.

Algunos valientes intentan escalar la montaña imposible, quizás en busca de sabiduría o iluminación, o por perseguir la gloria o algún anhelo profundo que los motiva a pisar su cumbre. Los moradores de la base de la montaña animan a estos valientes al comenzar su ascenso, con el conocimiento de que la montaña probará que la enorme mayoría no es digna de hacerlo. Y el precio a pagar por no conquistar el Monte Targón es la muerte.

Los escarpados flancos de la montaña y las peligrosas condiciones de sus altas laderas hacen su ascenso casi imposible. Sus rocas están sembradas con los cuerpos deformados de quienes lo intentaron y fallaron. El ascenso es prácticamente imposible, una extenuante prueba de cada faceta del escalador, su fuerza, carácter, resolución, temple y determinación. Algunos ascienden por semanas o meses, otros por solo un día, ya que la montaña es inconstante y siempre está cambiando. E incluso para aquellos pocos que de alguna manera lograron sobrevivir hasta llegar a su cúspide, la prueba no ha terminado. Hay quienes al pisar su cumbre la encuentran completamente vacía, una extensión abandonada de ruinas y tallados desgastados que van más allá de la comprensión humana. Por razones desconocidas, la montaña ha considerado que al escalador le hace falta alma.

Sin embargo, para solo un puñado de ellos, se dice que la cima está bañada de una cascada de luz resplandeciente, a través de la cual pueden apreciarse maravillas y vistas lejanas, las abrumadoras y seductoras visiones de un dominio mítico en el más allá. A pesar de conseguir el objetivo de alcanzar la cumbre, la gran mayoría falla esta última prueba, y huyen temerosos de este reino inhumano. De los muy pocos que continúan su camino, la mayoría jamás regresa, mientras otros reaparecen minutos, años o hasta siglos más tarde.

Solo existe una certeza, quienes regresan cambian al punto de ser irreconocibles.

ASPECTOS

El cielo que rodea al Monte Targón brilla con cuerpos celestiales; con el sol y las lunas, pero además con constelaciones, planetas, cometas ardientes que atraviesan la oscuridad y auspiciosas aglomeraciones de estrellas. Las personas que viven en la base de la montaña creen que estos son aspectos de seres estelares desaparecidos hace mucho tiempo, criaturas poderosas y ancestrales en una escala que supera la comprensión humana. Hay quienes creen que, en ocasiones, el poder de estos aspectos desciende de la montaña en el interior de los cuerpos centelleantes de los escaladores que probaron ser dignos. Tal ocurrencia es increíblemente rara y surgen relatos sorprendentes de las hazañas de dichos individuos, quienes solo aparecen una vez cada pocas generaciones.

Es extremadamente inusual que más de un aspecto camine por la tierra de Runaterra en un momento dado, por lo cual las historias sobre la manifestación de varios aspectos han difundido una ola de temor e incertidumbre entre los habitantes de la montaña. ¿Qué clase de amenaza podría surgir para requerir la fuerza de tantos seres poderosos?

Para conocer más sobre la Montaña Targón y los Aspectos entra al siguiente link: Explora el Monte Targón

Submit a Comment

Your email address will not be published.