Features | Ready Player 2

Features | Ready Player 2

Generalmente cuando hablamos de videojuegos, hablamos de una experiencia personal, individual y singular, sin embargo, nos han presentado la oportunidad de socializar o de encadenar nuestras experiencias con las de las personas que jugamos. Este artículo está dedicado a aquellos eternos jugadores 2 -3 y 4 etc- y se detallan algunos de los tipos con los que nos hemos encontrado -o en algunos casos somos-  a lo largo de nuestra historia.

luigi


HERMANO MENOR

Llegar después del esperado primogénito tiene ventajas, sin embargo en cuanto a videojuegos se refiere se llevan las de perder, ya que los hermanos menores siempre son relegados a los segundos turnos, a la pantalla dividida o al control que no funciona muy bien. Simplemente basta con pensar en Luigi, el eterno segundón. Ser el hermano menor coloca a uno en una situación muy comprometida: Por un lado, siempre es admirable ver cómo el hermano mayor vence a los juegos que tú no puedes, inclusive te ayuda a hacerlo cuando te ve en problemas. Por el otro -y sobre todo cuando el hermano pequeño adquiere habilidades en los juegos-, te lleva a la eterna competencia por ver quién es el mejor, ya sea en un puzzle y competir por el mayor puntaje, o destrozar a tu bro con un PERFECT en algún juego de peleas. Los inconvenientes de ser un Jugador 2 más hábil que el titular o poseedor de la consola a veces son perder derechos de juego y recibir ese helado trato de los que no saben perder.

pasivo
GAMEFRIEND PASIVO

Muchos de nosotros hemos soñado con que nuestra pareja ideal sea videojugadora, esa persona con la que además de compartir intimidad emocional, carnal y afectiva, se pueda intimar a nivel videojuegos. A lo largo de mi vida, sólo he encontrado gamefriends del tipo pasivo; en general les gustan los videojuegos, las historias, los personajes y saben sorprenderte en tu cumpleaños con un nuevo título o mercancía relacionada. La contraparte es que pese a todo, no tienen ninguna habilidad para jugar, básicamente están negados a participar activamente, sin embargo, están ahí acompañándote esas largas tardes y noches, espectadores que se maravillan con cada jugada, con cada cinemática y con cada giro argumental de la historia, siempre con las porras preparadas cuando la cosa se ponga dura.

activo
GAMEFRIEND ACTIVO

El sueño hecho realidad, este ejemplar posee su colección de consolas, carga a todos lados su 3DS, paga Xbox Live Gold y rompe madres cuando juega en línea. Hermoso, pero peligroso ya que los gamefriends activos siempre rivalizarán por el poder frente a la consola, por decidir qué se jugará a continuación o cuál será la siguiente adquisición. Las ventajas de este compañero es que en general puedes pasar un buen rato con los videojuegos en cualquier momento, te ahorras largas explicaciones y jamás te cuestionarán por haber invertido tu aguinaldo en el bundle más caro de la temporada. Ya sea cooperativo o free for all, un shooter o un puzzle, en un SNES o en un PS4, siempre se podrá intimar pasionalmente con una pareja como estas.

invitado
EL INVITADO

Una de las situaciones más incómodas que te puedes encontrar en tu vida -al menos en la infancia- es ir a casa de los amigos de tus padres y encontrarte con que tienen un hijo más o menos de tu edad -el cuál por cierto no te cae muy bien- y que alguno de ellos sugiera “Pablito tiene Nintendo, pónganse a jugar para que no se aburran”. Con cierto recelo entras al cuarto del anfitrión para descubrir que tiene más y mejores juegos que tú, pasas por alto la afrenta y te repites a ti mismo que tus padres están ahorrando ese dinero para mandarte a la universidad. Como es obvio, se te ofrece el control número dos acompañado de innecesarias observaciones del tipo “Sí sabes jugar ¿No?; Te advierto que soy invencible en este juego, Me bajé todos los cheats y trucos”, es ese el momento en que tus bolas están a punto de estallar pero alivias la presión con una cortés sonrisa previa al encuentro.

Si el videojuego es para un solo jugador, naturalmente tendrás que esperar a que el señorito se aburra para que te deje jugar ya que pese a la regla que dicta “Vida y Vida o Mundo y Mundo” no tiene efecto en su habitación de la cual es amo y señor. Si el juego es cooperativo se pueden establecer buenas relaciones, aquí la regla es que dejes al primer jugador todos los bonus, items, power ups y vidas extras, todo para mantener la cordialidad hipócrita ante un sujeto que no la merece. Lo peor y el acabose es cuando deciden enfrentarse en un juego de peleas o donde las habilidades de ambos se midan en un terreno igual. Si pierdes, tendrás que soportar la burla y la humillación; si ganas, escucharás argumentos del tipo “No estaba listo, es que no soy tan bueno con este personaje, te di chance,” o de plano que te acusen de tramposo al decir “sin poderes no ganas, me trabaste, algo le hiciste a mi control, etc.”. Algunas veces, estas amigables visitas se convierten en disputas, por lo tanto recomiendo comportarse siempre como un buen jugador, como un buen amigo, como un buen perdedor y mucho más importante un gran ganador, ya que es probable que ese antipático personaje presumido y que nadie quiere seamos nosotros mismos.

Como la rueda de la vida, no podemos mantenernos en la privilegiada cima todo el tiempo, cada giro nos pone por igual en el punto más bajo antes de volver a girar, así que nos veremos alternando entre jugador 1 y 2 mientras los videojuegos formen parte de nuestra cotidianeidad.

3 Comments

  1. Pues yo era la Gamefriend pasiva de mi querido hermano, hasta le cooperaba para los juegos, pero nunca jugué con el jajajaja, hasta la fecha me encanta verlo jugar, mi juego favorito siempre sera TOMB RAIDER, ahh como me encantaba verlo descifrar los acertijos jajajaja, le daba mil vueltas, luego lo dejaba unas horas hasta que se le prendía el foco y lo resolvía, creo que los vídeo juegos siempre sera nuestro lugar de la paz, podíamos pelear muchísimo pero cuando el jugaba ambos estábamos en armonía…vivan los vídeo juegos yeeeeiii!

    Reply
    • Es lo mágico de los videojuegos, que aveces no necesitas jugarlos sino tan sólo verlos para enamorarte de ellos. Yo recuerdo que me fascinaba ver a uno de mis amigos jugar al TLOZ: Majora’s Mask. Sin duda esos videojuegos son bien hello! jajajaja

      Reply
      • Así es Ozz, en mi caso yo fui hermano mayor y mi hermana pasó de ser espectadora a jugadora -y a ganarme en Smash Bros-.

        Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published.